Bienvenido invitado. Puedes iniciar sesión o asociarse. Hoy es 23/03/2019

IDENTIFICARSE
E-mail:
Contraseña:
   Recordar


¿Olvidastes tu contraseña?
¿No estás registrado?
¡Hazlo aquí!




Publicado el 13 de Febrero de 2019 en Acción Sindical

Queridos compañeros:

Comparto con vosotros lo que ocurrió el pasado miércoles, día 23 de Enero.

Estábamos convocados a un pleno del Comité en la DAT-Sur (Leganés), pues el anterior, convocado para el 18 de Diciembre, no se pudo celebrar por no haber quórum suficiente (número suficiente de miembros presentes para poder celebrarlo). Según el reglamento de elaboración de actas del Comité, siempre que hay pleno, el secretario envía previamente el borrador del acta para, una vez enviadas las alegaciones por parte de los sindicatos, confeccionar el acta que se va a presentar a lectura y aprobación (luego más tarde entenderéis porqué os explico esto).

Primer asunto: Comienza el Pleno (el secretario, que pertenece a USO, graba las sesiones para, según justifica, redactar el acta después lo más exacto posible y tras la lectura del acta, pido que, por favor, se incluyan 3 palabras en uno de los puntos, donde se narra la intervención de Emma Mª Rodríguez Blázquez en un juicio al que acudió estando en APPRECE, pero declaró a título particular y estas son las palabras “a título particular”. Pues bien, primero la presidenta nos dice que no hay problema en incluirlas, luego que no, luego que en qué lugar se colocan, para continuar con que el secretario va a volver a escuchar la audición y las colocará donde se dijeron, ¡¡¡¡siempre y cuando el acta no se apruebe!!! ¿Desde cuándo se puede someter a votación un acta sin las correcciones pertinentes y sin saber cómo va a quedar? ¿Si se aprueba, qué pasa con las correcciones que se van a hacer? Para terminar con esto, de repente, la presidenta, que no sabe qué hacer con la situación, y dudo que supiese lo que estaba pasando y decidiendo, dice que se acabó la discusión y cede la palabra a otra persona.

Segundo asunto: el acta que se presenta el día 18 de Diciembre es diferente que la del 23 de Enero. En la primera se narra que ANPE ha hecho una gestión en la D. G. de Trabajo el día 3 de Octubre y en la de enero se dice que no. Pido los originales para comprobarlo y, efectivamente, se realizaron el día 8 y no el 3. La presidenta se vuelve a confundir y para sorpresa de todos los presentes, y después de tres años largos de presidencia nos dice que lo que se lee en los plenos y se somete a votación es un borrador, no un acta (inaudito este caso de desconocimiento de lo que se trae entre manos). Le instamos a que deje el acta tal cual se presentó en Diciembre y se haga una diligencia corrigiendo el error (muy humano, por cierto) y sigue insistiendo en que no.

Ya en este punto de ignorancia, el portavoz de ANPE había reconocido que se había equivocado, que lo había hecho de otra forma y que fue la propia presidente el día 3 de octubre al final del pleno quien le enseñó a hacerlo porque él no sabía y lo había comunicado en otras instancias de la Administración.

Ante esto, comento en el pleno que la Presidenta parece tener  algún interés en dejar de decir la verdad por encubrir el engaño de ANPE, y…..se puso fuera de sí, ¡dándome aún más la razón!

Al volver a estar en la situación de no saber desenredar el embrollo que había montado con su desconocimiento de su cargo, la presidenta somete el acta enviado en enero a votación y se aprueba… ¡con los votos de ANPE!, a pesar de haber reconocido que era cierto que se habían equivocado. ESCANDALOSO

 En consecuencia, según decisión de la presidenta, no se hace ninguna corrección al acta… o, perdón, ¿al borrador? (esto lo sabe cualquier maestro por los miles de claustros en los que aprobamos actas, no borradores). INADMISIBLE.

El acta que se aprueba está fuera de toda norma.

Tercer asunto: Por sospechar que un miembro del Comité está grabando y, al dirigirse a él para preguntar si lo está haciendo, éste le responde que no tiene nada que decirle, la  presidenta… ¡levanta la sesión de Pleno!, cuando solamente quedaba dar unas informaciones por su parte y dar paso a ruegos y preguntas (no le hubiese llevado nada de tiempo)¡¡¡INCREIBLE!!!

Parece ser que a finales de semana se le pasó la pataleta y convoca el martes 29 para terminar la sesión que levantó porque no sabía ni qué hacer en ella (no había nada que aprobar, lo podía haber terminado en dos minutos el día 23 si no se hubiese bloqueado  y dejado llevar por su orgullo).

 Pues amigos, los representantes de APPRECE teníamos ya programada reunión para este día y no pudimos asistir. Nuestra inquietud  por la situación y nuestro futuro nos preocupa más que acudir a los sainetes en lo que han convertido el órgano que nos representa ante la Administración.

No podemos mantenernos pasivos ante esta situación que se está viviendo en el Comité y habrá que tomar medidas al respecto, si se puede conseguir algo. Si no, seguiremos denunciando las actuaciones de los cargos del Comité.

No podemos usar al colectivo para conseguir liberaciones y no saber cuáles son las obligaciones y las responsabilidades para representar y defender a los compañeros y la asignatura, que es por lo que depositan la confianza en nosotros.

¡BASTA YA DE SAINETES Y LUCHEMOS POR LOS “PROFES” Y LA “RELI”, QUE ES LO QUE IMPORTA!

¡¡¡¡¡APPRECE SI ES TU VOZ  Y TUS MANOS!!!!!

 

 

APPRECE SIEMPRE DEFENDIENDO AL PROFESORADO DE RELIGIÓN Y SU ASIGNATURA

No hay archivos en esta noticia.
BÚSQUEDA





Política de Privacidad
 

APPRECE MADRID
C/ Bravo Murillo, 39, Portal "A" (Casa Parroquial).
28015 MADRID
Teléf. 915 94 56 41 (10:00h - 14:00h)  |  640 29 02 77
Fax 915 94 56 41
apprecemadrid@hotmail.com
madrid@apprece.es